Medios vicios

tumblr_me5bvwUymF1qeuf5lo1_1280

Antes de comenzar a escribir, queremos deternernos tanto Darlington como yo, para agradecer a todos los lectores de este humilde foro el apoyo que nos están prestando y los elogios que de manera más o menos efusiva nos están haciendo llegar. Han de saber, queridos lectores, que Darlington y yo el viernes pasado compartimos un gintonic ridículamente caro y curiosamente sofisticado a su salud, que no a su cuenta. Llegó al final el día en que acudimos a un bar y una más-señora-que-señorita conocía este blog, y según contaba, disfrutaba leyéndolo. Un honor, señores.

Hoy Darlington, mientras volvía del sastre, me llamó para hablarme de sus planes de futuro, planes que incluyen cosas como ir a Capas Seseña y revolucionar su vestimenta de paseo para las mañanas de enero, llevar a una señorita a ver florecer los cerezos del Valle del Jerte en primavera, o hacer de Ten con Ten su lugar de desayuno por defecto en verano. Venía de buscar un traje, que al final resultaron ser dos.

tumblr_mayx088x6U1qec7hzo1_500

Pensé en el traje de Darlington, arriesgado donde los haya, y en su frase de días antes: “creo que  me arrepentiré, porque claro los que me ven con traje a diario pues pueden pensar que voy un poco más excéntrico, pero los que solo me ven de vez en cuando me podrían confundir con un modernillo de esos que tan poco nos gustan, ¿qué opinas?”

Yo por mi parte estaba en casa, mirando llover por la ventana y pensando pues un poco en todo mientras escuchaba “House of Balloons” de The Weeknd, y me tomaba un sobao Máximo Gómez recién traído de Santander.

FB0100 003

Miren, les voy a contar algo. Yo tengo un amigo, que es una de las personas más responsables y serias que podrían conocer, jamás dice una palabra fuera de lugar o pasa delante de una mujer a ningún sitio, un auténtico hombre de antes. Pero eso sí, en cuanto se toma dos copas se convierte en la persona más divertida del mundo.

Pasa de la postura correcta y estirada, a unos hombros que rebotan al ritmo de su risa, exageradamente alta. De un fino y preciso lenguaje a un auténtico culto por el humor negro y las palabras fuera de lugar, de coger por la cintura a coger por la cadera. A mí personalmente me gusta llamarle il Gattopardo cuando cae la noche, y no solamente por mi cariño a D. Luchino Visconti.

Todo esto, aunque no lo parezca, está relacionado. Amigos, vivimos en la era de la mediocridad, de la represión, en la era del conformismo, en una era en la que no queremos ni mucho calor para no sudar, ni mucho frío para no tiritar, sino que nos basta con estar cómodos y poder echarnos un jersey a los hombros si vemos que refresca. No hablo de Félix Baumgartner amigos, hablo de aquí, de España.

543056_10151168160540326_1533754908_n

Los españoles somos raza de contrastes, de extremos, de impactos, de o me congelo en el norte o me derrito en el sur, de o no tengo un duro o invito a copas al mismísimo Ari Onásis, de o soy el primero de la clase o salgo de fiesta a dos días de exámenes, raza del no hay huevos, de Mario Conde, de la estupidez ocasional, del desenfreno despreocupado, fuimos esos (o mejor dicho aquellos) españoles. ¿Ahora? hemos quedado normalizados, reducidos a un grupo de individuos que les gustan las cosas que vienen en “packs” o “sets”, el pop-rock que no es ni demasiado pop, ni demasiado rock, las Ray-Ban Aviator que tienen un toque aventurero pero dentro de mi safe-zone, Sara Carbonero que es mona pero no espectacular, la leche semi-desnatada, que no sabe tanto a leche como la entera ni tanto a agua como la desnatada. También comprar en outlets. Hemos pasado de salir a ver qué se cuece y volver cocido, a salir, tomar una copa y a la una de vuelta en casa. El jersey de pico, camisa sport, Levi’s 501 y zapato de ante es una sugerencia, amigos, no un uniforme, ni mucho menos un dogma de fe.

600729_10151038322803524_1985442690_n

Don Pelayo, Almanzor, Colón, Juan de Austria, Daoíz y Velarde, Hernán Cortés, San Francisco Javier, Quevedo, Ricardo Zamora, Antonio Machado, Ortega y Gasset… sigan durmiendo, que aquí preferimos comprar la ropa en Zara Basic ¿Por qué no habrá un Zara Extreme?

tumblr_mbs3qzWpT21qec7hzo1_500

A mi, a veces me gusta demostrarme que aún me queda dentro algo de aventura, algo de emoción, algo de drama. El otro día andaba yo a punto de cruzar una calle, y veo que un autobús se detiene para dejarme pasar. Cuando me vuelvo a emitir un pequeño gesto de gratitud, me encontré con algo extraordinario: ahí estaba, para mi sorpresa, algo inesperado para cualquiera, una joven conductora, guapa, con la melena roja cayendo por su hombro derecho como las cataratas Bhagsu en los meses de monzón, y los labios detalladamente pintados a juego. Me quedé impactado, sumido en una mezcla de sorpresa e impacto, maravillado por el capricho del destino que cualquier otro día me habría traído a un cuarentón mal afeitado con el codo asomando por la ventanilla. Pasados esos segundos Stendhalianos, me sentí como el Unknown Rebel de la plaza de Tiananmen aquel verano de 1989, mirando hacia un cañón que en cualquier momento podría disparar.

030

Hola, me llamo Alaska Young, y me gusta el frío, la noche, comprar para que sobre y tomarme la Nutella a cucharadas. Diciembre ha llegado, amigos.

561766_354963584594465_423047215_n

Alaska Young

@BelAirBlog

Anuncios

Un pensamiento en “Medios vicios

  1. Impresionantes las ganas con las que describe a Darlington, aconséjele no deshacerse del cinturón de lunares tan concurrido este verano, por no hablar de aquel pitillo rosa o de su camisa blanca cuello mao, entre muchas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s