Diálogos bajo el a cebo

tumblr_mfk389A3521qf1hu0o1_1280

Madrid, diciembre 2012

AY: Darlington, si hay algo que hemos venido repitiendo de forma más o menos acentuada a lo largo de la joven vida de este blog, es nuestra añoranza del pasado y nuestra esperanza hacia el futuro. La certeza de que muchas de las cosas que “ya no son como antes” pueden serlo, y de que muchas de ellas deberían. Está claro que no hay ya que multar a las jóvenes españolas por llevar menos de dos enaguas, punto a favor de la transición, pero sí debería multarse a los piercing y los pelitos de punta, al menos durante la navidad (se quedó corto El Constituyente en 1978). ¿Qué opinas?

LD: Sabe usted perfectamente querido Young que en caso de tener unas normas que impusiesen multas por llevar faldas cortas yo pagaría las sanciones de las que se atreviesen a desafiar semejante mandato. Más por lo férreo de sus caracteres que por lo esbelto de sus figuras, téngalo usted claro. Heroínas querido Young, eso es lo que necesitamos.

tumblr_mflqidKrWe1qbxo6jo1_500

AY: Totalmente de acuerdo, pero pensándolo bien tenemos problemas mayores, como las “fiestas” en las que aparentemente estamos. Es precisamente por ello que cada vez que alguien me dice “Felices Fiestas”, yo respondo “Feliz Navidad”; y cuando alguien me dice “Felices Fiestas, Young”, yo respondo “¿Nos conocemos?”.

LD: Yo directamente no respondo. Un amigo mío me dijo que fuese a su casa a celebrar “las Fiestas”. Aparecí en dicha casa con una mascara veneciana estilo “Bauta”. Me indujo a error aquel aspirante a gourmet. Cuando me dijo “Fiestas” imaginé que celebrábabamos alguna fiesta cercano y sí, sólo pensé en el Carnaval. La Navidad no son “fiestas”, “fiestas” son las que usted y yo nos pegamos en La Ruta de Cabañas.

 tumblr_m90sm8JxYc1r7ugbao1_500

AY: Yo creo que más que fiestas, la navidad es el chocolate caliente y los suéteres con dibujos de renos y copos de nieve, la navidad es el abrazo a la familia, que con el tiempo se valora más y se ejercita menos, es la cena de navidad, y dormir a los Reyes Magos, a Santa Claus o a quien quiera que duerman en sus casas, amigos. La navidad empieza poco a poco en torno al 20 de diciembre, y se acaba de golpe según se abre el último regalo de Reyes. La navidad es la alegría de madres que reúnen a su familia, o la de familias que recuerdan a las madres que ya no están. La navidad es como un amor de verano, que llega como la primavera y se va como el sol, triste y oscuro.

LD: No puede estar usted más acertado amigo mío salvo por los suéteres de renos. Yo nunca fui de ese tipo de complementos. Conocida es mi obsesión por el esmoquin y no creía que un reno en la solapa contribuyese a mi estética, por otra parte bastante castigada por el peso de los años y la comida a deshora.
Cansados me tienen los que patrimonializan y defienden desde una supuesta atalaya del buen gusto a los Reyes Magos o a Papá Noël. ¿Por qué no dejan que cada uno reciba en su casa a quien menos rabia le dé?. Asistí, amigo mío, en Shuzo’s a una auténtica exégesis histórica del porqué Reyes sí y Papa Noel no. Todo se remontaba al testamento de Carlos II, que no en vano era apodado “El Hechizado”.  Aquel imbécil basaba todo su patriotismo en tres Reyes que llevaron oro, incienso y mirra, tres cosas que no tenemos en España.

 tumblr_mf77ahwoHs1r9qhhio1_1280

AY: Pero, perdona que te diga, la navidad también es sacar del trastero los abrigos largos y las bufandas de todo tipo de lanas, texturas y colores. Es salir a pasear amigos, salir a pasear en navidad es la razón por la que existen las orejeras y los abrigos de visón, los guantes de piel de carpincho, las suelas Dainite y los escaparates de Pedro Muñoz, que año tras año te muestran los mismos tres abrigos que nadie ha tenido aún el valor de comprarse.

LD: Sin duda, y me gusta especialmente su punto sobre las bufandas. No se corten ¡coño!. Estoy harto de ver bufandas azules oscuras. Es el pan nuestro de cada día. Mire a dónde mire veo malditas bufandas azules. Créanme, las posibilidades de que se encuentren un daltónico son escasas porque hay pocos daltónicos. Por ello, aunque se anuden al cuello una bufanda azul oscura de un modo distinto, sigue siendo azul oscura. Traten de innovar un poco en el tema bufandas. Una vez una mujer me dijo que le gustaba que en cada ocasión escogiese una bufanda adecuada. Ella cuando hubo de escoger hombre, no se guió por las bufandas precisamente, pero puede que ustedes tengan más suerte que yo.
Y querido Young, yo que viajo en Navidades no se olvide usted de que las Navidades es ir con maletas, con maletas Moynat. Le puedo asegurar que el día que vea a una mujer con una maleta Moynat Limousine sabré que tendré menos de diez minutos en la puerta de embarque para pedirle matrimonio.

 Surprise Whelp

AY: Hablando de dispendios, la navidad es por supuesto regalar, y más aún comprar lo regalado. [Querido lector] Si está en Madrid, es pasarse por “Madrid in Love” y cotillear un poco, comentar lo horteras que son las luces de la calle Goya o Serrano, y lo poco navideñas que quedan. También es decidir darse un capricho en Wempe o en Just One solo por lo bonita que dejan la entrada, o que Marcos, el dependiente más simpático de la calle Jorge Juan, te venda una vela en Jo Malone. Navidad es ir a MAN y olvidar el concepto de dinero, o acudir en Tubet a la reunión que año tras año tiene el día 24 un grupo de hombres al que no les quedan ya zapatos que comprarse, y esperan ansiosos que Allen Edmond o Crockett & Jones den la sorpresa sacando un modelo que no tengan en el zapatero de casa, o mejor aún, a usar un zapato tanto como para tener que reponerlo.

LD: Madrid in Love es para enamorados, por eso yo duré cinco minutos. The Apartment es mejor opción aunque sólo sea por lo bohemio del nombre. Coincido con usted en que para poner esas luces la Señora Botella podría haber invertido en farolas. En cualquier caso soy un firme defensor de las luces de Ortega y Gasset querido amigo, creo que es el postureo hecho bombilla o la bombilla hecha postureo según se prefiera. Para mí es fundamental el árbol. No por las parejitas que cada año nos deleitan demostrándonos su amor en frente del jodido árbol. Estoy harto de pasar por un árbol de Navidad y que me digan “perdone, ¿nos puede hacer una foto?”.  Y me jode por dos cosas; la primera porque parece que me tratan como a un viejo cascarrabias y me miran como si un ogro estuviese a punto de comerse su maldita cámara de fotos, la segunda, porque odio las cosas a medias. O pone usted un árbol o no lo pone, como los ingleses. Pero un cono con dos luces no es un árbol es un cono con luces.

 tumblr_megk54Bm5a1qb3ymno1_500

AY: Si eres de fuera te acercas a Starbucks a por un chocolate caliente, y por un momento te llegas a pensar que eres Tim Allen en alguna de sus películas. Si eres de Madrid, sabes que merece la pena el paseo hasta Chocolatería San Ginés para ver lo que es un chocolate de verdad. Navidad es tomarse unas croquetas de jamón en Los Gallos, o un Spicy Bonito en Magasand. El barrio de Salamanca fue diseñado para vivir en navidad. 

LD: Hablando del barrio de Salamanca y de clásicos, creo que Milford es un lugar donde estacionar por la sed que causa el chocolate. Ahí querido amigo, se puede seguir profundizando sobre si los Reyes eran de Tartessos o no o sobre si había mula o por el contrario era un lince lo que vivía en el portal de Belén.
Interesante debate este último, hay quien defiende a capa y espada a la maldita burra como si fuesen descendientes de Isaac veterinario del Rey David y cuidador del Platero biblíco. Mi obsesión por el tartar de atún me lleva hasta Irocco, sitio que les recomiendo encarecidamente.

 tumblr_mdod04xdQi1rnmo1fo1_500

AY: No olvidemos que también hay valientes que se atreven a cruzar “el río” como alguno lo llama, y ver que Almagro tiene los edificios más bonitos de Madrid, ver lo pijo que sigue siendo Whitby, o descubrir sitios donde seguir comprando regalos como The Apartment o El Rejón.

LD: Me niego a ceder en su nueva manía por la zona de Almagro. Soy el último mohicano que pasearé a mi perro por la Calle de Jorge Juan cuando la soltería me asole hasta tal punto que haya de enfundarme en pantalones de pana ancha amarillos. Es buena época la Navidad para ponerse al día en el cine. ¿Por qué no Argo? O incluso para leer un buen libro ustedes eligen el título.

 La Navidad en definitiva es un época para estar de buen humor. La familia, los amigos, el invierno y los post de Bel Air iluminan nuestros corazones. Hagan el favor de no cabrearme enseñándome su cubertería. Enséñenmela sólo si la heredaron del mismísimo Gustav Fabergé. Si no, me importa poco la ubicación de los candelabros en sus respectivas mesas cada cual más larga. Yo no uso candelabros, tengo unos de decoración, en mi casa se usan bombillas desde hace unos ciento treinta años.

Pórtense como Dios manda, evitando regalar “lo mejor” de la tienda y disfruten del momento. Por la cuenta que les trae.

Un abrazo a todos, y Feliz Navidad.

Merry Christmas de BA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s