Qué haría España si Bretón sale inocente

José Bretón, creo que todos le conocen. Acusado, en resumidas cuentas, de secuestrar a sus hijos, matarlos y quemarlos en una finca de su propiedad como mecanismo de venganza hacia su mujer Ruth, de la cual estaba en trámites de divorciarse. Se cree que inicialmente fingió haberlos perdido en un parque, como método de eludir la responsabilidad penal por su muerte. Tras más de un año y medio desde su primera detención, un jurado popular (Tribunal del Jurado) se encargará de juzgar si mató o no a sus hijos.

Sin ánimo de defender en forma alguna los hechos de los que se le acusa, desde un punto de vista procesal hay que admitir que el proceso judicial ha sido de todo menos modélico, por no decir que ha sido una auténtica chapuza. Podríamos parar a discutir cada suceso del proceso, el cual he tratado de estudiar minuciosamente los últimos días, pero no tendría sentido pues el futuro de Bretón está ya escrito hace meses.

Dan igual pruebas que repetidas casi un año después dan resultados contrarios, dan igual denuncias secundarias sin pies ni cabeza ni sentido demostradas falsas, dan igual alegatos que se lanzan cual fuego artificial para conseguir sacar un suspiro del público cuando lee las portadas de los periódicos o (mi querida) Susanna Griso cuenta “lo último en el caso de Ruth y José” en Espejo Público mientras su colaborador gesticula como si alguien en el público acabara de sacar una pistola.

¿Qué es José Bretón? ¿Un tonto, un loco, un asesino, un psicópata, un imbécil? ¿Ninguna de las anteriores? No acudan a la prensa, no encontrarán nada claro. En realidad nadie en España sabe qué ni quién es un hombre que a los pocos meses de ser detenido ya estaba condenado. Un hombre que se ha encontrado solo en la defensa, y para el que la presunción de inocencia no ha querido jugar de portero. Un hombre con dos hijos que no se sabe si están vivos o muertos y ya se celebran conciertos en su memoria, incluso se está construyendo un parque con su nombre en Córdoba.

Independientemente de su culpabilidad, España entera ha saltado y pisoteado su pronto abatido cadáver social como si de una vendimia se tratara, y pronto podrá beber el mosto que emanará de su condena, y que tantos meses llevan reclamando para poder descargar una ira por otros motivos provocada. Sin pruebas contundentes, sin estar nada demasiado claro, José Bretón irá a la cárcel no condenado por el juez, sino por esta España nuestra que cuando bajas la guardia se te mete en las venas y empieza a arder, rápido como la pólvora. Ahora su destino pende de la mano de 7 mujeres y 2 hombres con edad media superior a 40 años, todos cordobeses y sin conocimiento alguno en leyes, solo 3 sin hijos, “lo que según los expertos no favorecerá nada a José Bretón” dicen en Antena 3. Dicho queda: justicia, justicia y justicia.

Me gustaría preguntarle a la María Dolores Vázquez, erróneamente condenada por el caso de Rocío Wanninkhof y que pasó más de un año en la cárcel por ser lesbiana y usar ropa de la misma marca que el asesino, o a Rafael Ricardi, que cumplió 13 años por un error similar; qué opinan sobre cómo se ha tratado este caso. Qué opinan de que un hombre que le ha pedido varias veces al juez que  le explique cómo ha llegado a determinadas conclusiones, sin éxito, vaya a acabar en la cárcel por la fuerza con la que grita una Andalucía que vive de la televisión, del morbo y del espectáculo, y que no espera, ni duda un segundo ante unos ojos que le asustan o una madre que llora. Es el mismo problema de todos los “calladitos” de España, que por no pasar frío no salimos de nuestras cuevas, no nos mojamos, no formamos y defendemos nuestra opinión.

Ninguno de nosotros sabe qué pasó de verdad, y seguramente Bretón mataría a sus hijos, no seré yo quien diga que no lo hizo; pero si algún día nos enteramos de que Ruth y José siguen vivos, espero que seamos capaces de reflexionar sobre nuestros impulsos y tratar de forjar un espíritu crítico autónomo impermeable al grito eufórico y las manifestaciones en las calles. También quiero solidarizarme con el sufrimiento por el que durante todos estos meses han tenido que pasar todos los familiares de los dos pequeños, y hacerles saber que desde hace tiempo cuentan con mis oraciones. En ninguna forma van estas líneas dirigidas a ellos.

En el artículo de hoy no hay fotos, ni citas, ni adornos estéticos; solo el deseo de animar a la reflexión y a confiar y respetar, como declara nuestra querida Constitución (art. 24) o la laureada Declaración Universal de Derechos Humanos (art. 11), la presunción de inocencia.

ALASKA YOUNG

AY@belairblog.es

Bel Air blog en Facebook

@BelAirBlog

Anuncios

Un pensamiento en “Qué haría España si Bretón sale inocente

  1. Hola Alaska, tienes más razón que un santo.Estamos viviendo en unos tiempos tan convulsos, tan cargados de sinrazones, preñados de juicios paralelos que motivan el nadar a favor de corriente, so pena de ser tildados con el dedo acusador y con el motete de sufrir la consumación inquisitorial de todo un sistema podrido,en el que los medios de comunicación juegan una baza importantísima.Todos podemos ser sujetos pasivos de ” pena de telediario”, esa condena es irreversible, ese mohín con el que te han barnizado ya no desaparecerá nunca. Particularmente, me he forjado una visión de Bretón como la de un asesino despiadado, incurro en ese apriorismo al que estamos condenando pero, me imagino que será una reacción derivada de la condición humana; en efecto, creo que el Frente Popular de los Jurados de la Cerda Morisca- Andaluza, en una tétrica y macabra representación de ” la casa de Bernarda Alba”, emitirán su veredicto entre “jipíos”, y consiguiente alborozo de toda la chusma, populacho, vulgo, y gandalla sedientos de venganza, de llevar al reo al patíbulo; y como estamos en ” trincar en tiempos revueltos”, por ende, ya los medios de comunicación tienen cubiertos sus índices de audiencia, ya podremos ver a la Grisso refocilarse en la entrevista “prime time” que le hará al padre del empleado de la gasolinera que le vendió a Bretón dos galones de gasolina, o, versión ” sálvame”, la presunta amante de Bretón nos contará las deficiencias de índole sexual del susodicho, con el consiguiente salto a “Interviú”, para enseñarnos los pezones repletos de la sangre-ambrosía con la que saciar la sed de venganza de un pueblo que, enbreve tiempo, ha retrocedido hasta los albores de Atapuerca; mentiría si te dijese que creo en la Justicia, no espero nada. Un país en el que la presunción de inocencia ha sacado sólo billete de ida, no me merece más que pena y profunda preocupación. Gabriel ha dado en el clavo, si Bretón sale libre, será por culpa de Rajoy, con lo que caerá el ¿ gobierno? y armamos el belén.Así que el futuro de este indivíduo ya está trazado, sólo Diós sabrá si es culpable o inocente. Un fuerte abrazo. Con cariño, Guillermo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s