La Máscara

The most important kind of freedom is to be what you really are. 

You trade in your reality for a role. You trade in your sense for an act. You give up your ability to feel, and in exchange, put on a mask.

The first step is a personal revolution, on an individual level. It’s got to happen inside first

-Jim Morrison

8be03449-d5c8-458e-abeb-e93d58f31da7

Todas aquellas que penséis que soy un machista, que se que sois bastantes, dejad de leer. No soy un machista ni pretendo serlo, pero hoy la cosa no va por ahí. Hoy vamos a hablar de Kirill y de lo que está suponiendo para la sociedad moderna. Kirill, el fotógrafo y el filósofo.

A todas esas chicas preguntándose donde están los chicos decentes… están ahí, justo donde los dejasteis antes de correr a follaros a los capullos y los gilipollas”. Pequeño párrafo para los que no sepan quien es Kirill: es el pseudónimo de un don nadie neoyorquino que un día decidió salir con su cámara de fotos por los mejores clubes de Nueva York, y ha acabado convirtiéndose en una perfecta “celebrity” por lo excesivo de sus fiestas y su personaje. Cada fin de semana sube fotos de las fiestas a las que va, y se ha hecho especialmente famoso por sus fotos vertiendo champán sobre los pechos de jóvenes norteamericanas. A veces con ropa, a veces sin. Algo así como The Cobra Snake pero con más carne y menos vergüenza.

ea7966fd-4524-4fcc-bd80-de89be5b053c

De ahí ha evolucionado a todo un fenómeno: sube de vez en cuando fotos con las mujeres con las que se acuesta, cuenta anécdotas a través de las redes sociales y comparte las fotos, mensajes, e-mails, Vine e “instapics” que le mandan cientos de mujeres cada día. Además suele añadir una pequeña reflexión con cada cosa que comparte, y ahí es donde yo llevo desde hace tiempo encontrando la verdadera filosofía, la verdadera fotografía que está tomando Kirill.

1175594_509547809127623_1740102779_n

El punto de partida es que Kirill es una persona sin tapujos, que “no se corta un pelo” y que no parece tenerle miedo a nadie. Decenas y decenas de e-mails y mensajes de chicas que le escriben para decirle que su novio la ha reconocido en una foto, que la borre por favor. Decenas de novios que le amenazan de muerte por acostarse con su novia y subir fotos a internet. Él todo lo publica, todo lo sube, normalmente para reírse de la gente, de lo hipócritas que son las chicas, de lo fáciles que son, de la mentira en la que viven. Me gustó especialmente una foto que subió en la que avisaba a un chico de que se había acostado con su novia sin decirle ella que tenía novio, y lo hacía dejándole una nota bajo la tapa del WC.

994730_585261701556233_505151394_n

Por supuesto son decenas también las “feministas” que le escriben ofendidas por lo que hace, y por cómo lo hace, y yo no lo entiendo. Él no obliga a nadie a nada, la gente sabe a lo que va y asume las consecuencias como adultos que son. Quizás esa es la parte que se le olvida a mucha gente, que con la edad uno toma control y asume la consecuencia de sus actos. Kirill, si algo, es un ejemplo de transparencia, pero también algo más.

Kirill es un termómetro de la sociedad. Es un termómetro de la hipocresía generalizada en la que viven sumergidos millones de jóvenes (y mayores) de todo el mundo, la hipocresía de la tensión entre el ser y el parecer, el peso de una máscara que a muchas y muchos les gusta quitarse cuando nadie les ve, o cuando llevan una o doce copas de más. Y yo lo entiendo, no se vive feliz detrás de una máscara, pero mucha gente no puede remediarlo. Es el dilema de aquel que no está a gusto consigo mismo, y que por eso vive de los demás, de lo que piensen y de lo que digan, de lo que hagan y de lo que callen.

536998_519524781463259_383737676_n

Por eso cuando la hija de un famoso político estadounidense sale de fiesta una noche y se encuentra con Kirill, ve que es su momento, que puede darle al Pause en su vida y dejar de ser quien aparenta ser para ser, por un momento, quien es. ¿El resultado? Acaba en el baño de una discoteca posando mientras se sujeta los senos, enseña las bragas y se cubre la cara con una gorra que pone, efectivamente “KirillWasHere”. Porque a esta chica, que lleva toda su vida posando para fotos familiares con bonitos peinados y vestidos tobilleros en el jardín de su casa de Cape Cod; lo que le gusta no son las causas humanitarias, pasear por la playa y encontrar un hombre de verdad para ser el padre de sus hijos, al menos de momento. No, a esta chica le gustan más los hombres que a un tonto un caramelo, como suelen decir mis amigos.

1538636_571662362916167_41010399_n

Y es que esto es un problema que no afecta solo a las chicas que pierden la vergüenza con un poco de alcohol y una masa de gente desconocida, sino a muchas más esferas de la sociedad. Sí, estoy hablando del estudiante de ADE que quiere ser actor, del “freaky” que no lo quiere aparentar, del homosexual escondido. Al menos esta chica tiene un motivo para aparentar ser algo que no es, pues tener un padre en política no es nada fácil y supone un sacrificio para toda la familia, vale. Pero, ¿y tú? ¿tú qué excusa tienes para no ser tú mismo, para no decir lo que piensas, para no quitarte el miedo a mostrarte tal y como eres?

 ALASKA YOUNG

alaska.y@aol.com

Bel Air blog en Facebook

@BelAirBlog

mcdonalds_homme

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s