¿Y si ganamos?

tumblr_n58gmaHgk91qad0jgo1_1280

Buenas noches a todos, o buenos días dependiendo de lo nocturnos o madrugadores que sean. Acabo de volver al hotel, estoy en Cáceres y son las 0:59 de la mañana. Sí, técnicamente ya es 24 de mayo, hoy es la final, hoy es el día.

Acabo de cenar en Atrio. No se, qué decirles, una experiencia cósmica. Yo, atornillado madrileño, estaba convencido de que desde DiverXO no probaría nada igual en España, pero este dos estrellas Michelín extremeño me ha hecho replantearme muy seriamente las cosas. Pedí un tour por la bodega antes de cenar, y me presentaron a una botella de coste 300.000€. “Hola, soy Alaska, un placer, nos vemos luego”. Mejor alejarse antes de provocar una catástrofe absurdamente costosa.

tumblr_n3fdakylAd1rv822go1_1280

Entiendo que en este momento se pregunten: Alaska, ¿Qué demonios haces en Cáceres un 23 de mayo?

Bien, les explico, resulta que… voy camino de Lisboa. Pensé que la experiencia “veremos si ganamos la décima” sería más completa si pasaba por un dos-estrellas-michellin de camino. Sin duda les digo que el partido aún no se ha jugado y el viaje ya ha merecido la pena. Qué maricón, claro que sí, intentando que el viaje merezca la pena a través de aquellas cosas que puede controlar.

tumblr_n5h0st1Xow1qbxo6jo1_500

Pero ahora centrémonos en el viaje en sí. El Madrid llega a la final de la Champions, tras doce años, volvemos a la final. ¿Será el año de la décima? Quién sabe, quizás sí, quizás no. El caso es que antes de que me diera tiempo a pensar en “lo que haría si…” resulta que ya tenía una entrada en mi mano y un sinfín de posibilidades ante mí.

Mis amigos me decían: “véndela, puedes sacar entre mil y tres mil euros y con ese dinero consuelas la pena de no ir al partido”. Razón no les falta, pero mi proceso de razonamiento interno fue mucho más complejo, como de costumbre.

Vale, tengo una oportunidad de negocio muy fácil: por alguna razón he podido adquirir por ciento y pico euros una entrada que de repente vale más de mil, pero ¿por qué vale esa entrada más de mil euros?

tumblr_n5h25nRCCs1qbxo6jo1_1280

Y en ese momento me paro a pensar: puedo vender mi entrada, sacar un buen dinero y tras el partido sentir que realmente he aprovechado una oportunidad muy buena. Quizás el atlético gane y todos los madridistas se vuelvan a casa deprimidos y defraudados, la décima tendrá que esperar. Me siento como ese concursante de “Quién Quiere Ser Millonario” al que le ofrecen irse a casa con un buen dinero antes de enfrentarse a una pregunta imposible.

Vale, hay una opción segura, una vía de escape que parece la correcta. Si perdemos todo irá bien, pero… ¿y si ganamos?

Piénsenlo, ¿y si ganamos? Eso me pregunté yo, y me pregunté para qué sirve el dinero. ¿Para comprar cosas? No, yo siempre he pensado que no. El dinero sirve para comprar momentos. ¿De verdad voy a arriesgar ganar la décima por un puñado de euros?

tumblr_n5gy6c178q1qbxo6jo1_500

Se que puede parecer absurdo y obvio, pero piénsenlo. Si mañana me desplazo hasta el Estadio da Luz, con más de mil euros ya en mi pasivo, y resulta que el Madrid (mi Madrid) gana la décima: ¿Hay realmente una cantidad que pueda comprar ese momento? ¿Puede alguna cifra comprar la sensación de ganar al Atlético de Madrid en la final de la Champions League? El dinero compra momentos, no cosas. El dinero de verdad es discreto, compra experiencias que empiezan y acaban en un mismo acto, que no dejan rastro, “si quieren tomen fotos, pero el momento ya pasó”.

Por eso, por poder ver a Benzema marcar un gol en el minuto ochenta-y-pico, por que Ronaldo pueda lanzar un torpedo desde el centro del campo cuando todos hayamos ya perdido la esperanza, por que Bale empiece a correr y no le pueda parar ni el mismísimo Asafa Powell, por que Casillas salve un gol con los pies casi sin quererlo, por que Zidane se emocione como tras aquel gol en Glasgow, por ver a la Cibeles sonreír de nuevo. Por ello, por todo ello.

Cristiano-Ronaldo-celebra-001

Si todo ello ocurre no seré yo. No, no seré yo el que vendió su alma, perdón, el que vendió su entrada por un par de euros a cambio de dejar al Madrid solo en su primera oportunidad tras doce años de espera, tras doce años de hambre, tras doce años buscando la presa perfecta. No seré yo aquel que pensó que doce años de esclavitud podían comprarse con moneda corriente, no, para comprar mis años hace falta algo más. Porque se que con no-se-cuantos mil euros no se compran determinados momentos, no se compra el ver la décima, igual que no se compraba ese gol de Zidane que nos dio la novena. Estos momentos me hacen ver que el dinero no todo lo compra y no todo lo paga.

Si mañana perdemos, vale, les doy la razón, todo el dinero y la posibilidad se habrá perdido. Pero, ¿Y si ganamos? No seré yo el que dejó tirado a su equipo cuando todo se ponía en contra, no seré yo el que se marchó cuando las cosas se ponían difíciles.

Mañana madrugo, buenas noches amigos. Nos vemos en Lisboa.

ALASKA YOUNG

AY@belairblog.es

Bel Air Blog en Facebook

@BelAirBlog

Italy Soccer Champions League

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s