Las niñas no saben estar solas

470x350b

No saben, no quieren o no pueden. Algunas.

Hace unos días me topé con un viejo amigo, y uso amigo en el sentido amplio de la palabra, pues hacía ya un par de años que no hablaba con ni veía a este antiguo conocido. Con más educación que interés me invitó a acompañarle mientras se fumaba un cigarro en la puerta de un bar en la calle Almirante de Madrid, y tras cinco minutos de charla mundana comenzó tristemente a contarme una historia, que según el le había pasado a un amigo, pero que yo notaba le salía desde lo más profundo del corazón. Sacó el móvil, y me enseñó una foto de una señorita de muy buen ver subida en una moto junto a un chico. Fue pasando el dedo por la pantalla como el que pasa las hojas del Hola y se sucedían las fotos en la playa, de cenita romántica, subidos a un quad en una finca en algún punto de Jerez, un “selfie” en el coche como copiloto, foto con la familia en el porche de casa… todo el repertorio.

Mi viejo conocido, ahora amigo por la fuerza de las circunstancias, me miró muy seriamente y me dijo: “es Clarita tío”. Yo la verdad no sabía quién era Clara, no me sonaba de vista, y como dicen los americanos, el nombre no hizo sonar ninguna campana en mi cabeza. “Hace menos de tres meses que lo dejamos tío, justo antes de verano”. Entonces caí: Clara, Clarita, era la novia, ahora ex-novia.

Captura de pantalla 2014-10-12 a la(s) 09.17.31

Sus ojos me miraban con desesperación, como queriéndome decir algo, entre “¿quién es esta tía?” y “¿qué voy a hacer yo ahora?”; entre  “no me lo esperaba” y “vaya putón”. Entonces fue cuando yo, siguiendo la gran inoportunidad que siempre me ha caracterizado, le dije: “no deberías extrañarte macho. Sin perjuicio de que Clarita seguramente sea un caso a parte, las niñas no saben estar solas”, y le di un sorbo a la copa que ilegalmente había transportado fuera del establecimiento. Y es que no es la primera vez ni la quinta que un amigo me viene con esto. Y es que observando se aprende mucho. Y es que a mi ya no me extraña. Y es que las niñas no saben estar solas, la mayoría.

Como decía el filósofo, a las chicas hay que educarlas antes de que les crezca el pecho y las piernas, porque después ya no hay nada que hacer. La mayoría, y sobre todo las de buena apariencia en términos generales (“esas que nos gustan tanto” que decía Sabina), a partir de la pubertad se meten en una espiral de la que seguramente nunca acaben saliendo. Es una espiral de chicos que les hacen la pelota, gente que les da las cosas gratis y que las mal acostumbra a tener los peces en la mesa sin tener que mojarse el culo. Y a cada uno que se va le sigue uno que llega, como un cambio de guardia, sin dejar la muralla demasiado tiempo sin vigilar.

tumblr_n5lzvx1RvM1qgg7c2o1_500

Al pasar la barca me dijo el barquero, las niñas bonitas no pagan dinero. Y así, ellas poco a poco se van acostumbrando a vivir siempre apoyadas en algo o en alguien, a tener siempre con un perrito faldero que las saque a cenar y las acerque luego a casa. Y cada vez que rompen con uno se ponen de pie y no aguantan a la persona que ven frente al espejo, alguien a quien no soportan y a quien, según se dan cuenta, no tienen que soportar. Y como Tarzán van pasando de liana en liana sin tocar el suelo, de oca a oca y tiro porque me toca, sin pararse mucho a pensar, sufriendo lo justo pero no demasiado.

Porque una mujer te perdonará que le hagas cualquier cosa, menos aburrirla.

tumblr_m5hjdpLhhK1qbb8mao1_1280

Por eso es que le dije a mi amigo: no la culpes, no es culpa suya, es que no sabe estar sola. No le compensa el esfuerzo que le supone aprender a estarlo teniendo cerca alternativas tan fáciles y disponibles, y siendo sinceros no creo ni que se pare a pensarlo. Y cuando se canse de este se irá con otro que le haga los mismos chistes y tenga una casa más grande, porque de espaldas le da igual quién le suba la cremallera del vestido. Seguirá anotando puntos de rebote hasta que sienta que a la urgencia de sumar puntos la supera el agobio por que le quiten un sitio en el banquillo, y en el último año de carrera cogerá al que vea con más futuro y, créeme, nunca le dejará ni dejará que la deje.

¿Y qué hago yo ahora?”, me preguntó (como si yo supiera algo de algo).

tumblr_mjm2rhnput1qaaowno1_1280

Primero de todo -le dije, viniéndome arriba por la emoción del momento pero sobre todo por el efecto del Bacardi con B-, acábate esa copa que tienes en la mano y a la siguiente invito yo, porque eso de que ahogar las penas no sirve para nada es mentira, y porque a veces es mejor cerrar los ojos que ver un espectáculo molesto y doloroso. Eso sí -continué- no te estanques ahí, y date prisa porque esto deberías haberlo empezado a hacer el día que lo dejasteis, es triste pero es así.

Cuando empiece hacer frío, ahora en noviembre, coge un día y quédate delante del espejo dos minutos enteros, mirándote a los ojos, viendo lo incómodo y agobiante que es, y descubre que tienes mucho camino que recorrer hasta poder sentirte a gusto contigo mismo sin necesidad de un coro que te de las palmas o de una niña que te sonría. Y entonces quizás podrás ver a la gente de otra forma, y a la próxima chica con la que acabes, si es que acabas con alguna triste señorito prepotente e insoportable, seguro que la miras de otra forma.

tumblr_n9uqjt867o1qjm9bpo1_500

Porque qué gusto da encontrarse con mujeres enteras, seguras de sí mismas, sin complejos ni públicos que agradar, sin reglas por y bajo las que vivir. Pienso que cada vez es más importante, y cada vez se lo digo más alto a mis primos pequeños: estad solos por lo menos hasta los veinte, preocupados de ser alguien entero con quien merezca la pena perder el tiempo. Yo no soy bonita ni lo quiero ser, tome usted los cuartos y a pasarlo bien.

Alaska Young

tumblr_n4yntw7Bm81r3zldro1_1280

Anuncios

2 pensamientos en “Las niñas no saben estar solas

  1. Las niñas sabemos estar solas y además también sabemos que acompañadas la vida sabe mejor…Y si bien es cierto, que en la época que vivimos la ley de la oferta y la demanda hace que podamos disponer de más donde elegir (y no solo me refiero a las féminas) es también la época de la insatisfacción a nivel general, así que ni hablamos de lo particular…
    Hace años me costaba superar una ruptura sentimental una media de dos años, ahondando en el sentimiento de pérdida, regodeándome en toda esa melancolía, poniendo en bucle la canción que tanto me recordaba. Hoy en día en una semana, más o menos, estoy más que preparada para que me las vuelvan a dar con queso. ¿Amo peor? No creo, soy más inteligente emocionalmente. en vez de quedarme en casa llorándole a “Pedrito”, me paso la noche del sábado conociendo a “Jaimito”, que me resulta más divertido, más inteligente o simplemente que huele mejor. Porque si “Pedrito” no supo ver lo que tenía no es mi culpa, y si al final fui yo la que me dí cuenta de que era él el que no tenía lo que necesitaba tampoco lo es.

    ¿Quien es el que sabe estar solo? ¿El que se abre a nuevas experiencias o el que se queda mirando fotos viejas en su movil mientras se emborracha? El primero se acompaña de amor el segundo se odio y rencor.

    Bueno, ahora vas y lo cascas…jajajajajaja

    Chuuu!!!

  2. Esto esta muy bien escrito oiga! Y el problema actual, creo yo, es que la gente tiene miedo a estar consigo mismo, o quizás no saben estar solos. Para estar bien con alguien primero hay que estar a gusto con nosotros mismos. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s