Contra

tumblr_neqqil0PzF1rp4397o1_1280-1.jpg

Recuerdo que todo comenzó con un disco de Vampire Weekend sonando de fondo, “in December drinking horchata”… es fácil vivir centrados en quién somos y pocas veces recordamos quiénes hemos sido, las vidas que hemos vivido, los nombres que nos hemos probado. Por suerte o por desgracia, la música es una máquina del tiempo bastante fiable que muchas veces te encuentra desprevenido y te manda a aquellos meses que habías conseguido olvidar, a aquel verano que duró año y medio. Es despiadada pero justa, ¿te acuerdas?

Hace algún tiempo me encontraba en un taxi y sonó una canción de Julieta Venegas que me transportó en dos segundos a los veranos en Indiana cuando era adolescente: un gran lago, infinitos campos de maíz e historias de amor que solo existían en mi cabeza. Y la semana pasada estaba en mi casa en Londres curando una resaca que mereció la pena, cuando decidí poner a girar el vinilo que decora una esquina de mi salón: “Contra” de Vampire Weekend, una de mis carátulas de disco favoritas.

Vampire-Weekend-Contra.jpg

Y me acordé de aquellos años y me acordé de ti. Me acordé de verdad, con un detenimiento que no había vivido quizás desde entonces. Todos éramos jóvenes, habíamos ganado el mundial en Sudáfrica y Madrid era la capital del mundo. Conocí a Quique González, conocí a Darlington y te conocí a ti, fue una buena temporada.

Comenzaron unos años que si fueron algo fueron divertidos, éramos jóvenes y podíamos permitirnos “el capricho de cualquier insensatez“. Trasnochábamos sin sueño, aprobábamos sin estudiar, gastábamos sin tener, hablábamos sin saber y bebíamos sin resacas. No había nada más importante que las risas, las copas, los amigos, las noches, el amor. Los paseos por Madrid se llamaban “Derecho Constitucional” en el calendario, los jueves trasnochados coincidían siempre con clases canceladas el viernes por la mañana, y las noches que dormía en casa de Darlington ni dormía mucho ni lo hacía en casa de Darlington. Vivíamos todos por encima de nuestras posibilidades como seguimos y seguiremos haciendo.

La mano de Dios esperando en tu piel, el piano donde se toca la canción de la eterna juventud.

tumblr_nlawhsMZl61qaa40do1_1280.jpg

Hablo de aquel entonces con cierta melancolía pero con tremenda emoción porque de una manera u otra fueron dándole forma a las personas que somos ahora, y que seremos en el futuro. Y no fue solo Septiembre en Madrid, también el frío, la soledad pausada y los veranos girando por medio mundo. Metiéndonos donde no nos llaman, como seguimos y seguiremos haciendo.

No entiendo por qué hablo en pasado, ni a qué viene el tono melancólico. Supongo que a veces me gusta hacerme el acabado, esconderme tras una madurez que me viene muy grande. Me atrae la estética del olor a whisky solo, con Coca-Cola, el placer que da una hipocresía que no sabría defender.

Aunque bueno, ya no suena “White Sky” en mi coche cuando vuelvo de Ciudad Universitaria. Pero después de Vampire Weekend vinieron Calle 13, y Bon Iver, y Dylan, y Florence, y Edward Sharpe, y joder vino “Mapas” de Vetusta y todos los mundos paralelos que no conocíamos. Y Zahara, Dorian, Love of Lesbian, Xoel, Carlos Sadness, Izal, y después de todos pero antes que ninguno apareció Joaquín y sus 500 noches de bohemia y de ilusión.

tumblr_lpwai2UFDO1qdzczno1_1280.jpg

Y aunque mi vida haya cambiado muchísimo y quizás no sea la que era antes, me sigue encantando comer, las mujeres y el humor negro. Sigo odiando el cilantro y los payasos, y cuando voy cerca del mar sigo buscando una sombra bajo la que sentarme.

Mi vida aún se puede definir con aquellas líneas que me dedicó Darlington cuando éramos reyes: “pero sobre todo es mi amigo porque cuando me dice: << tú, la última >>, el mundo se para y cualquier cosa que pase nos es indiferente pues lo realmente importante es esa última copa que esa noche nos tomamos con la mayor de las euforias pero que horas después recordaremos entre el mayor de los arrepentimientos.

Sigo defendiendo a mis amigos cuando se que no tienen la razón, me sigo metiendo en líos por hablar demasiado.

¿A qué venía todo esto?

Alaska Young

AY@belairblog.es

tumblr_nls07cOBk11qd3bpyo1_1280.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s